jueves, 1 de octubre de 2009

MAYOR ZARAGOZA DEFIENDE UN NUEVO ORDEN SOCIAL Y ECONÓMICO



“La crisis agudiza el ingenio. La sociedad no puede seguir adormecida. No podemos seguir siendo meros espectadores de los hechos” Tres frases, tres sentencias que pertenecen a la conferencia que Mayor Zaragoza ofreció el pasado 30 de septiembre en la Universidad de Murcia, bajo el titulo “Grandes crisis, grandes oportunidades”.

La facultad de Letras fue el escenario de la disertación de Federico Mayor Zaragoza, presidente de la “Fundación Cultura de la Paz”.Organización que nació en el año 2000 bajo la tutela de la consejería de Educación de la Comunidad de Madrid. Según puede leerse en su página Web, el objetivo de esta entidad es “contribuir a la construcción y consolidación de una cultura de paz por medio de la reflexión, la investigación, la educación y la acción sobre el terreno”.

Con el fin de representar estos objetivos y a la fundación que los recoge, Mayor Zaragoza ofreció una visión crítica de la coyuntura económica actual y especialmente mordaz con las causas que nos han llevado hasta esta.

Quién en su día ocupará cargos tan relevantes como el de titular del ministerio de Educación y Ciencia, parlamentario de la Eurocámara o director general de la UNESCO, apuntó a una crisis ética en los valores democráticos y denunció que el modelo económico causante de la crisis ha provocado que “los mayores perjudicados, los que pagan las facturas de esta crisis, son los elementos más vulnerables de la sociedad”, según sus propias palabras.

El Doctor “Honoris Causa” por la Universidad de Murcia, hizo un llamamiento a la sociedad con el fin de que se movilice para crear un orden social y económico más justo. “Que al final tengamos más de lo mismo y rescatemos a los que estaban pudriéndose por su codicia e irresponsabilidad es un riesgo que debemos superar a través del multilateralismo. Debemos apostar por un G-194”. Con estas mismas palabras y de esta manera, Mayor Zaragoza defendió la necesidad de un cambio y avisó de ciertos peligros, además de lanzar dardos envenenados ante quien pudiera sentirse aludido.

No hay comentarios: